Reflexología podal

Como la palabra lo dice, la Reflexología está basada en la utilización benéfica de los reflejos que producen los masajes. Éstos constituyen una respuesta orgánica que tiene lugar en un área alejada, a veces muy distante, de aquella que fue estimulada.

Esto se debe a que esos puntos de los pies constituyen vías o canales nerviosos y energéticos, que conectan a estos puntos de los pies con todas las partes de nuestro cuerpo; por eso, al masajearlos de una manera específica, se estimula el trabajo de glándulas, órganos y músculos.

Los estímulos que realizan los terapeutas son aplicados por medio de los dedos pulgar e índice. El estímulo es conducido a través de canales nerviosos y energéticos alojados en el interior de nuestro organismo que provocan el efecto deseado.

La Reflexología sirve, por tanto, para tratar y prevenir trastornos o enfermedades; pero, también, para suministrar bienestar y relajación.

Las sesiones tienen una duración que puede oscilar entre 45  y 50 minutos. La frecuencia ideal para realizar esta terapia es de 2 sesiones por semana o de 1 sesión semanal como mínimo para comenzar.

Reflexología: sanar el cuerpo a través de los pies.

La Reflexología podal ayuda a restablecer el flujo natural del cuerpo, liberando toxinas, aliviando muchos malestares (dolores de espalda, cabeza y muelas) y problemas leves como insomnio, irregularidades menstruales y desórdenes digestivos, estrés, tensión, asma, artritis, ansiedad y falta de energía en general, entre muchas otras molestias.

Además, la estimulación de los puntos reflejos permite la liberación de endorfinas (similar a la acupuntura), que son compuestos químicos que se producen en el cerebro y que tienen la propiedad de ser analgésicos similares a la morfina y sus derivados. Se generan de una sustancia a la glándula pituitaria y están relacionadas con el control del sistema endocrino (glándulas que producen hormonas).

El objetivo de la Reflexología podal es obtener una respuesta saludable de los órganos, aparatos y sistemas a la estimulación adecuada aplicada en las zonas reflejas correspondientes.

Con esta estimulación se consigue establecer el balance natural de la energía y la funcionalidad armónica de todo el organismo.

 Como parte del arte de la medicina tradicional china, la reflexología podal tiene gran valor tanto en la prevención, como en el diagnóstico y tratamiento de las dolencias, cualquiera que sean sus causas y manifestaciones. Su papel preventivo se explica porque equilibra la energía del organismo y por lo tanto contribuye a evitar males posteriores.

Indicaciones principales: 

  •   Jaquecas.
  •   Vértigos.
  •   Insomnio.
  •   Ojos cansados.
  •   Hemorragias.
  •   Dolor de espalda y piernas.
  •   Falta de apetito.
  •  Alergias.
  •   Falta de energía.
  •   Estreñimiento.
  •   Dolores reumáticos, contracturas, lumbalgias.
  •   Estrés, depresión, etc..
Tratamiento Individualizado, garantía de éxito
Trabajamos con las mejores marcas
C. de Bolívar, 26, 28045 Madrid
914 68 21 73
626 48 18 93

Primera consulta gratuita

1 + 12 =

Abrir chat