Criolipólisis (Coolsculpting)
La criolipolisis es una técnica que elimina las células adiposas mediante el enfriamiento y con una aplicación superficial. Es un procedimiento sencillo. Uno de los puntos más interesantes de esta forma de eliminar grasa, además de que es indolora, es que el paciente puede volver de inmediato a su vida cotidiana.
Solo pueden aparecer leves hematomas en la zona tratada que en unos días desaparecerían. «Los dos días siguientes pueden notarse leves cosquilleos, pero es normal porque hemos llegado a poner esa piel a temperaturas muy bajas y para que el sistema linfático vuelva a la normalidad requiere ese reestablecimiento».
Contamos con el equipo más seguro y exclusivo para el tratamiento de la criolipolisis que es la tecnología Cooltech que controla la temperatura a -8º C como mínimo para garantizar la seguridad del paciente. Se trabaja con un aplicador de vacío ajustable que actúa encapsulando en su interior el tejido graso de forma selectiva y disminuyendo de forma controlada su temperatura, produciendo así la apoptosis o muerte de las células grasas.

¿Cómo funciona la criolipólisis (Coolsculpting)?

Lo ideal es acudir al centro, una vez allí estudian y diagnostican qué zona se puede tratar con criolipólisis para obtener los mejores resultados. Una vez decidida, se colocan las Cool gel pads en la zona a tratar. Después se sitúa el aplicador Cooltech sobre ellas y se aplica el frío local controlado. Una vez pasado el tiempo indicado, se retira el aplicador y se realiza un masaje. Al final del proceso comienza la eliminación de las células grasas mediante mecanismos fisiológicos.
En la mayoría de los casos será suficiente con una a tres sesiones de 70-90 minutos cada una. Eso sí, con un intervalo de seis a ocho semanas entre cada sesión para conseguir los resultados esperados. Estos comenzarán a ser visibles a partir de la segunda semana y a ser definitivos a partir de la número 12.

Pero ¿para quién está recomendado? ¿Qué se consigue en realidad con la
criolipolisis (Coolsculpting)? 

En muchas personas, la grasa localizada se resiste a las dietas y el ejercicio físico. Ahora es más fácil deshacerse de estos cúmulos de grasa sin necesidad de cirugía a través de la técnica de la criolipolisis.
En resumen, es un tratamiento que reduce la grasa localizada sin anestesia, sin cirugía, sin dolor, sin bajas médicas, sin agujas y sin medicamentos. Pero sí hay que tener muy clara una cosa si apuestas por la criolipolisis, no va a eliminar los 10 o 20 kilos que te sobran.
Es un tratamiento perfecto para tratar zonas concretas de las que queremos reducir unos centímetros que nos cuestan más de la cuenta.

Pero también debemos acompañar la criolipolisis de una dieta sana y equilibrada y ejercicio físico.

 

Zonas ideales para tratar

  • Cara interna de los muslos
  • Caderas
  • Abdomen superior
  • Abdomen inferior
  •  Brazos
  • Flancos
  • Papada
  • Glúteos
  • Pliegue axilar
  • Rodillas
  • Cuello
  • Y todas las zonas en las que la grasa esté realmente acumulada y la máquina pueda succionarla y no se trate de flacidez.
Tratamiento Individualizado, garantía de éxito
Trabajamos con las mejores marcas
C. de Bolívar, 26, 28045 Madrid
914 68 21 73
626 48 18 93

Primera consulta gratuita

15 + 9 =

Abrir chat